Tenuta Pilastru | Country Resort Arzachena

La Finca

Tradición de Familia
En el corazón de la campiña de Gallura, entre granitos y sabinas, olivos, muros de piedra seca, recuerdos de otros tiempos y tiempos más modernos, el viento excava y marca las rocas: en este contexto se extiende la finca. Resuenan en el aire las historias de Minnannu, término de Gallura que equivale a la palabra abuelo, único guardián de la vasta propiedad legada en herencia a su hija, la señora Maddalena, y a su marido, el señor Piero. La aventura de nuestra familia comenzó en 1980, al iniciar la cría de ganado de pura raza.
En 2005, Savin Couelle, arquitecto y amigo, resume los deseos de la familia al rediseñar los edificios construidos alrededor del stazzo o caserío de 1840. A 15 km de distancia del mar y a escasos metros de la necrópolis de Li Muri y de las Tumbas de los Gigantes, la finca ofrece el lado campestre de la Costa Smeralda, donde disfrutar de paseos por los senderos rurales, de la gastronomía tradicional y del relax entre la piscina y el centro de bienestar. La familia Filigheddu pone su mundo a disposición de todos, ayudada por sus habituales colaboradores para ofrecer y hacer vivir una nueva experiencia de vacaciones.

Nuestra Historia

En números
1840

Surge el stazzo:
 la estructura original.

Fue el arquitecto Savin Couelle, amigo de nuestra familia, quien en 2005 diseña desde cero la estructura tal y como la conocemos ahora, inspirado en las historias, los cuentos y los deseos de nuestra familia.
150

Hectáreas de naturaleza
virgen

Un refugio del frenesí de la costa, un rincón de tranquilidad, de sonidos, de olores, colores y matices para experimentar con paseos por senderos donde los pasos volarán ligeros y curiosos.
15

Los kilómetros que
nos separan del mar

Las playas más hermosas de la Costa Smeralda: Capriccioli, Piccolo y Grande Pevero y Liscia Ruja son solo algunas de las joyas que puede descubrir durante sus próximas vacaciones.
4000

Años de antigüedad de los
primeros asentamientos

A pocos pasos de la finca, accesible con un corto paseo, se puede visitar la necrópolis de Li Muri, uno de los yacimientos arqueológicos más antiguos y misteriosos de toda Cerdeña.